El verdadero ROI del employer branding: atraer talento de manera espontánea

El interés se demuestra”, dice el refrán. Y esta máxima lo mismo puede ser aplicable en las relaciones personales, cuando ansiamos un determinado bien de consumo... o si deseamos formar parte de una organización.


Muchos profesionales, cuando tienen en mente trabajar en un lugar determinado, no esperan a que se publicite un puesto vacante: toman la iniciativa y, de manera espontánea y sin necesidad de que medie una oferta, presentan su candidatura a través de cualquiera de los canales de contacto.


Para que esto suceda, antes es necesario que la empresa haya construido una marca empleadora atractiva. Una buena reputación como empleador, asentada sobre la base de la visión, la misión y los valores de la empresa y gestionada adecuadamente desde todos los canales de comunicación, influye decisivamente a la hora de movilizar al mejor talento.


El valor de ser una marca empleadora atractiva

Un fondo de candidaturas espontáneas se convierte en un gran activo de talento para las organizaciones. De una base de datos nutrida de potenciales candidatos podremos extraer tres grandes beneficios:

  1. Dispondremos de una reserva de profesionales siempre activa. En caso de necesitar alguna incorporación, no tendremos que recurrir a un proceso de selección tradicional, con el consiguiente ahorro de tiempo y dinero. Además, al tratarse de profesionales que ya conocen la cultura o la manera de trabajar de la compañía, será más sencillo dar con perfiles que se ajusten a lo que requiere el puesto, por lo que habrá menores tasas de rotación y ganaremos en estabilidad.

  2. Tendremos un pulso actualizado del mercado: la bolsa de candidatos nos facilitará el acceso a profesionales formados con los últimos conocimientos o disciplinas. De esta forma, si en paralelo abrimos una vacante de trabajo podremos comparar las competencias de los nuevos candidatos con aquellas de los que ya teníamos.

  3. Podremos evaluar nuestro talento interno: ¿está nuestra organización al día en conocimientos y competencias? ¿Estamos aprovechando todo el potencial de nuestros trabajadores? Lo sabremos si comparamos sus capacidades con las que existen ahí fuera, una referencia que nos proporcionará nuestro pool de candidatos.

La tecnología no engaña: evaluar con precisión el talento

Es bien sabido que la mayoría de los candidatos “adornan” su CV con un exceso de méritos, conocimientos o logros. Al fin y al cabo, un CV no es otra cosa que una especie de documento jurado, del que tenemos que creer que se ajusta a la verdad. Es obvio que si tenemos que evaluar a un candidato en base a lo que cuenta en su CV, será algo así como fiarse de la palabra de alguien a quien tal vez no conocemos realmente.


Ahora bien, existe una forma mucho más fiable y objetiva de conocer la verdadera valía del talento. Más allá de la “declaración jurada” que representa el CV o de las herramientas de autoevaluación que ofrecen algunas plataformas (donde es el propio candidato quien determina su nivel de competencias, igualmente de manera unilateral), en The Wise Seeker utilizamos tests que miden objetivamente las capacidades y conocimientos de cada persona.


The Wise Seeker dispone de un extenso catálogo de pruebas que permiten a las empresas validar conocimientos en múltiples disciplinas: tecnología, finanzas, derecho, sociosanitario, ingeniería, programación, idiomas, etc. Utilizamos Inteligencia Artificial para adecuar la dificultad de las preguntas al conocimiento que el evaluado vaya demostrando, de manera que no haya dos tests iguales y se evite la frustración de no conocer las respuestas.


La persona que manifiesta interés por la empresa sin el aliciente inmediato de un puesto de trabajo vacante está demostrando verdadera motivación. Si además disponemos de las herramientas que nos permiten evaluar su nivel de conocimiento y su tipo de personalidad, tendremos en nuestro poder un activo de altísimo valor, que habremos conseguido sin necesidad de movilizar recursos para la contratación. Ese, y no otro, es el principal ROI que puede obtenerse del employer branding.



35 vistas0 comentarios