La importancia de un buen desarrollo visual en la gamificación en empresas



La gamificación es una técnica de aprendizaje en la que se trasladan las mecánicas y dinámicas de los juegos al ámbito profesional con el objetivo de fomentar la motivación y la implicación de empleados. También se utiliza con la finalidad de conseguir una serie de resultados sobre los empleados que trabajen en la empresa, por ejemplo, cuáles son sus capacidades y sus conocimientos en cuanto al ámbito laboral.


Las dinámicas que suelen seguir estos juegos suelen consistir en tener un objetivo final y pasar a través de una serie de pruebas que van evaluando al candidato en cuestión. Este método sirve para motivar a los empleados, por lo que los juegos deben ser dinámicos y divertidos, y una parte importante son los componentes del juego, es decir, la parte visual.


El diseño de los personajes y de los entornos del juego, tiene un peso muy grande dentro de este ámbito, ya que ayuda a que el candidato se meta de lleno en la historia que está jugando.

Por un lado, el diseño de los personajes es una parte fundamental ya que es el que guía al candidato durante todo el proceso, podría llamarse su fiel acompañante. Cualquier objeto o criatura puede convertirse en un personaje atractivo siempre y cuando encaje con la historia. Debe ser, por lo tanto, un ser con lo que el candidato empatice, activo y en constante cambio de actitud, siempre y cuando no sea excesivo. En él influirán los colores, ya que estos dejarán claro qué tipo de personalidad tienen, al igual que la forma, los gestos, aunque sean mínimos, e incluso la postura.


Los personajes son los que dan a ese mundo ficticio vida, los que enganchan al candidato y les presentan el mundo en el que viven, y los que le desatan esa curiosidad de saber y conocer más de ese mundo y de ellos. Al final, sin darse cuenta, acaban forjando amistades ficticias que no sólo facilitan el proceso del trabajo, si no que también hacen que ese candidato se sienta parte de la historia y tenga que ver con la trama.


Por último, es fundamental que el personaje encaje con el entorno, tanto en época, color, ambientación… De esta manera se unificarán el espacio y el personaje solidificando la historia y por lo tanto haciendo más amena la evaluación del candidato, ya que, cuanto más sólida, más atractiva será para éste.


Como anteriormente mencionado, diseño de entornos también juega un papel muy importante en la gamificación. Gracias a los entornos, sitúas al candidato en un espacio físico e incluso temporal, te ayudan a ver dónde transcurre la historia, si es de día o de noche, si hace frío o calor, si se trata de un mundo fantástico o del mundo real, si estás en una habitación cerrada o en un espacio abierto... También deben de ser coherentes, ya que, si no lo son, el candidato se siente fuera de la historia, no hay motivación para continuar con el juego. Los entornos también te ayudan a entender las emociones del personaje o incluso de creárselas al evaluado. El uso de los colores o el tipo de entorno que sea influye en cómo ves la historia. Los colores fríos dan la sensación de tristeza o angustia, los rojos de alerta y los cálidos de tranquilidad. El entorno también tiene que ser conforme con el personaje. Si se trata de una época antigua, ambos tienen que ser de la misma época, o si se trata de un mundo fantástico, el personaje debe serlo también.


Todos estos elementos ayudan a que el candidato se involucre en el juego y se olvide de que está siendo evaluado. Seguir una historia coherente, en la que haya una serie de objetivos y en la que te sientas reflejado con el personaje y el mundo que le rodea es lo que implementa la motivación de los empleados.


¡Atrévete a diseñarlo!


#Gamificación #HRTechnology #Innovation

128 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo