La importancia del uspkilling y el reskilling para empresas y trabajadores

Actualizado: jul 21


Es posible que hasta hace no demasiado tiempo, los primeros años de vida laboral estuvieran marcados por un intenso esfuerzo de formación, necesario para dotar a los profesionales recién incorporados al mercado laboral de los conocimientos prácticos que complementaban la teoría aprendida en los centros de enseñanza.

Actualmente, es un error pensar que el aprendizaje está limitado a los primeros años de carrera. En un mundo donde las novedades tecnológicas avanzan a ritmo vertiginoso, numerosas investigaciones dejan constancia de la necesidad de actualizar continuamente lo que sabemos hacer. Por ejemplo, según las estimaciones del Foro Económico Mundial, en 2022 el 54% de los empleados globales requerirán de una puesta al día importante de sus conocimientos.

A medida que la digitalización avanza y cada vez más puestos de trabajo requieren de una mentalidad digital-first, los empleados de cualquier generación deben estar familiarizados con la tecnología para llevar a cabo desde las tareas más sencillas a las más complejas. Las herramientas digitales que hacen más fácil y productivo el trabajo (desde una intranet hasta un sistema CRM, pasando por todas las aplicaciones en la nube) solo serán realmente eficientes si los empleados cuentan con la formación necesaria para manejarlas.

Algunas definiciones

Entendemos por upskilling el proceso de potenciar las habilidades de los trabajadores partiendo de lo que ya saben, de manera que puedan crecer en su campo de experiencia o conocimiento. El upskilling puede llevarse a cabo mediante programas de mentoring, cursos online, talleres u otras formas de micro aprendizaje.

No necesariamente el upskilling requiere de un gran esfuerzo de organización: puede ser algo tan sencillo como programar en parejas, un ejercicio que contribuye a desarrollar ideas y disminuir los errores.

Por su parte, reskilling es el proceso de formación en nuevas habilidades o conocimientos (de ahí que en ocasiones se mencione como newskilling), de manera que los empleados puedan manejar nuevas tecnologías o herramientas, o bien reorientar su trayectoria profesional.

El reskilling se lleva a cabo a través de formaciones presenciales o remotas, impartidas por el propio personal de una empresa o por agentes externos, como partners (vendedores, fabricantes de software, etc), centros de enseñanza especializada o profesionales cualificados.

Las indiscutibles ventajas de la formación continua

Cuando un empleado desarrolla nuevas habilidades o refuerza las que ya tenía, aumenta su base de conocimiento, refuerza su empleabilidad y enriquece su trayectoria de crecimiento personal. Al mismo tiempo, la organización consigue una fuerza de trabajo más dinámica, flexible y cualificada, que será capaz de adaptarse a cualquier circunstancia.

El propósito del upskilling y el reskilling no es solo ayudar a que el profesional desempeñe mejor su trabajo actual, o cubrir las nuevas vacantes de empleo. La formación continua es un activo clave dentro del plan de carrera que puede ofrecer una organización. Los mejores candidatos se verán atraídos por propuestas que les permitan desarrollar su carrera. Una sólida oferta de aprendizaje continuo es imprescindible en la estrategia de la marca empleadora.

La actualización continua de las fuerzas de trabajo es un imperativo para aquellos que deseen optimizar la experiencia de los candidatos, maximizar la productividad y mantenerse en la vanguardia de la transformación digital. Además de atraer y retener talento, algunos de los principales beneficios de la formación continua son:

  • Favorece la innovación.

  • Aumenta la colaboración entre personas y equipos.

  • Fomenta una cultura de innovación y disrupción.

  • Potencia la agilidad y la adaptabilidad.

  • Aumenta la moral individual y colectiva.

  • Elimina los techos de cristal, que impiden el progreso dentro de la organización.

Encontrar al candidato idóneo para un puesto vacante no es una tarea sencilla. A menudo, resulta más rentable reciclar a los trabajadores actuales que salir a buscar otros nuevos. Por ese motivo, cada vez más organizaciones pasan de una mentalidad de contratar a otra de construir. El aprendizaje continuo ayuda a los profesionales a adquirir los conocimientos y habilidades necesarios para hacerse cargo de nuevas responsabilidades. Así, la formación ayuda a las empresas a ahorrar dinero y tiempo en la búsqueda de talento, especialmente en tiempos de grandes convulsiones.

La educación debe ser por tanto una constante durante toda la trayectoria profesional, no algo que demos por concluido tras los primeros años de carrera. Las oportunidades de aprendizaje surgen en cada momento de una vida profesional, y es responsabilidad de las organizaciones incorporar el aprendizaje estructurado (sea físico o a distancia) en el lugar de trabajo. Las tecnologías están disponibles, y herramientas como la gamificación también contribuyen a este propósito

104 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo