Psicología y Selección de Personal

La Psicología es una ciencia que tiene como objeto de estudio las conductas de las personas y de sus procesos mentales. Tendemos a pensar que la psicología se reduce a fines terapéuticos, a pesar de que en la definición anterior no se hable de ellos. Sin embargo, sus aportaciones van más allá del campo de la salud mental. Se aplican a todos los contextos que tengan como base al individuo y sus relaciones interpersonales. Uno de estos contextos son las organizaciones.


Según la RAE, se entiende por organización a una asociación de personas regulada por un conjunto de normas en función de determinados fines, pero, también se entiende por organización a la disposición de los órganos vitales del cuerpo animal o vegetal. Por lo tanto, podemos pensar en una organización como un ser vivo, compuesta por partes que necesitan trabajar juntas y en sintonía para alcanzar sus objetivos. Por ello, la selección de estas partes es vital para garantizar el buen funcionamiento del organismo. Aquí es donde la psicología empieza a tener relevancia para el sector empresarial.


Hasta ahora esto puede sonar muy teórico, pero un ejercicio muy simple os puede ayudar a entender la necesidad de una buena selección de personal.


Pensad en los diferentes compañeros que habéis tenido a lo largo de vuestra experiencia laboral. En algún momento, os habéis cruzado con alguien que, bajo vuestro criterio, se ajustaba perfectamente al puesto que desempeñaba y, muy probablemente, lo haya desarrollado de manera exitosa. Y, seguramente, también habéis sido testigos del caso contrario, donde una persona parecía idónea, pero resultó no serlo. O, de cómo las expectativas profesionales que tenía una persona, con respecto a su trabajo, no se cumplen y acaba abandonando o cambiando de puesto dejando un vacío que la organización tiene que cubrir.


Estas situaciones ponen en evidencia la complejidad que puede existir entre el ajuste entre requisitos asociados a los diferentes puestos de trabajo y las distintas capacidades y habilidades de los candidatos, entre estas la personalidad. Es justo aquí, donde la psicología toma relevancia en el proceso de selección de personal. Y, aunque parezca que estas aportaciones solo se han reconocido recientemente, es desde los años 20 donde se empezaron a utilizar los avances en psicología para dichos procesos y para los cuales se desarrollaron los primeros test de personalidad. Los cuales, a lo largo de los años, han sido perfeccionados gracias a las investigaciones desarrolladas en el ámbito psicología organizacional, donde se ha tenido en cuenta la interacción entre los rasgos de personalidad y el desempeño laboral, entre otras variables.


Esta labor de ajuste, búsqueda y diagnóstico del perfil idóneo de los candidatos se lleva a cabo por psicólogos e implica una inversión de tiempo y dinero por parte de la organización, especialmente si tenemos en cuenta el desajuste entre la oferta y la demanda laboral. Es de este desajuste que nace The Wise Seeker.


Nosotros nos encargamos de gestionar de forma simple y práctica este proceso de selección, agilizando dicha tarea que, de otra forma, implicaría más tiempo y recursos por parte de la organización, especialmente cuando se trata de un primer cribado. Y, por otra parte, buscamos proporcionar a los candidatos la oportunidad de ser evaluados objetivamente en base a sus capacidades, habilidades y conocimientos, además de proporcionarles un feedback sobre estas.


Es por esto que, en The Wise Seeker creemos que nuestro enfoque innovador beneficiará tanto a la organización como a los candidatos y trabajadores evaluados.

0 vistas

Madrid, Spain

© 2020 by THE WISE SEEKER company