top of page

Ventajas y Desventajas del Teletrabajo: 5 puntos a tener en cuenta


La pandemia de Covid-19 transformó muchos de nuestros hábitos personales, sociales y profesionales. Algunos de esos cambios se esfumaron tan pronto como se relajaron las medidas de restricción, pero otros se han consolidado y se han quedado con nosotros. Entre ellos, los modelos de trabajo en remoto.


Cualquier persona en búsqueda activa de empleo podrá dar fe de que muchas de las ofertas que encuentra incluyen la posibilidad de trabajar en remoto, o bien se refieren a modelos híbridos que combinan trabajo presencial y a distancia. Antes de la pandemia, el porcentaje de ofertas que incluían esta posibilidad era realmente bajo.


Es indudable que el teletrabajo es una opción muy atractiva para muchos candidatos. Aporta flexibilidad, permite ahorrar tiempo y dinero en desplazamientos, mejora la conciliación familiar, etc. Lo que para muchos era impensable hasta hace tres años, es ahora una realidad cada vez más presente a la hora de evaluar la satisfacción de los empleados.


Ahora bien: no todo son ventajas en el teletrabajo. Antes de decidirse a aplicar en una vacante que ofrezca la posibilidad de trabajar a distancia, es necesario también valorar cuidadosamente los beneficios e inconvenientes que implica el teletrabajo. Y solo entonces, tomar la decisión buscando el equilibrio entre pros y contras.



Las ventajas del teletrabajo…


El teletrabajo se consolida como una parte importante de la Propuesta de Valor al Empleado. Dentro de esta, la posibilidad de trabajar a distancia se considera una compensación de calidad, que se añade o complementa a los incentivos monetarios.


Tanto los trabajadores como las empresas son conscientes de la importancia de incluir diferentes opciones dentro de sus políticas laborales. El Covid nos enseñó que muchas de las cosas que estábamos acostumbrados a hacer de una manera -físicamente- se podían hacer de otra -telemáticamente-, incluyendo las dinámicas y procesos relacionados con el trabajo.


El concepto clave es el de la flexibilidad: por parte de las organizaciones, no importa tanto el cómo se desempeñen las tareas (ya no tiene que ser de 9 a 19 en una oficina) sino que se obtengan resultados (el cómo, dónde y cuándo se deja a la elección del empleado). Y para los trabajadores, las condiciones de trabajo flexibles ayudan a vivir mejor: el trabajo se encaja en el modo de vida, y no al revés.


Estos son algunos números que prueban el auge y consolidación del teletrabajo:

  • Según Gartner, la demanda de trabajo en remoto aumentará un 30% debido a la entrada en el mercado laboral de la Generación Z.

  • El 85% de las empresas considera que la productividad ha aumentado gracias a la mayor flexibilidad.

  • Los trabajadores remotos en los Estados Unidos duermen más, están menos estresados y son más productivos.


…Y las desvenjatas del teletrabajo


Sí, todo parecen parabienes cuando hablamos de teletrabajo. ¿Quién no firmaría con los ojos cerrados?

¡Un momento! ¿No habrá gato encerrado? Recuerda que no es oro todo lo que reluce. Antes de comprometerte con un modelo híbrido, plantéate cinco cuestiones importantes relacionadas con tu bienestar personal y desarrollo profesional:


  1. Vas a tener más control por parte de tus jefes, no tanto del tiempo dedicado a trabajar, sino del número de tareas completadas.

  2. Vas a tener menos oportunidades de desarrollo profesional, porque no va a ser sencillo demostrar que posees habilidades más allá de las estrictamente necesarias para completar las tareas que te han asignado.

  3. Va a ser complicado mantener un nivel alto de compromiso. Trabajando a distancia es difícil crear y mantener relaciones de confianza con los compañeros, lo que repercute en el sentimiento de pertenencia. Además, vas a necesitar altas dosis de organización, disciplina y automatización.

  4. Tendrás que ocuparte de identificar las áreas de formación y desarrollo que necesitas. El aprendizaje social no es evidente, el aprendizaje on the job no sucede solo, y las habilidades de comunicación se utilizan menos.

  5. Tardarás más en ser plenamente productivo, lo que puede llevar a aumentar tu frustración, o en el peor de los casos, a un despido. Aunque la empresa te reciba con un onboarding digital, deberás implicarte al 200% y autogestionar tu incorporación.


Ahora que ya conoces los pros y los contras del teletrabajo, tienes toda la información necesaria para tomar tu decisión.


55 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page