Encuestas de satisfacción de empleados: Cómo hacerlas y qué preguntar


Hay una pregunta que todos los departamentos de Recursos Humanos deben plantearse continuamente: ¿por qué hay empleados que dejan la empresa?


La marcha de un empleado puede suceder a consecuencia de desavenencias con los jefes o los compañeros, por falta de motivación, por altos niveles de estrés, debido a la búsqueda de nuevos retos profesionales o porque ha llegado una oferta de la competencia a la que no se puede decir que no. Es evidente que no existe una razón única.


Sea cual sea el motivo, RRHH siempre encontrará grandes dificultades para retener al trabajador que ha tomado la decisión de abandonar la empresa. Pero antes de llegar a ese momento crítico, RRHH puede recurrir a las encuestas de satisfacción, una herramienta que permite sondear el clima laboral y anticiparse a las fugas de talento.



Por qué hacer encuestas de satisfacción de empleados


Según un estudio de Gallup, sólo el 15% de los trabajadores en todo el mundo tiene un nivel alto de engagement con su trabajo. Eso significa que el 85% no está verdaderamente comprometido con su empresa, por lo que en cualquier momento podría cambiar de ocupación. Y esa es una decisión que cuesta mucho dinero a las compañías, en términos de formación, productividad, costes asociados al proceso de reclutamiento, etc.


Los trabajadores descontentos no solo empeoran el clima laboral y generan costes adicionales. Su actitud puede dañar seriamente la reputación de la marca empleadora, a través de comentarios en redes sociales profesionales como LinkedIn o Glassdoor. Esto perjudica la atracción de nuevo talento e incluso la captación de clientes, con un impacto directo en el negocio.

Está claro que un trabajador descontento difícilmente va a cambiar sus sensaciones solo por contestar una encuesta. Pero igual que la medicina preventiva utiliza pequeñas intervenciones para ahorrar males mayores en el futuro (costes de los tratamientos médicos, padecimientos del paciente, etc), las encuestas de satisfacción permiten sondear el clima laboral antes de que la atmósfera pueda convertirse en irrespirable.


Las encuestas de satisfacción aportan valor a la organización de diferentes maneras. Fundamentalmente, porque nadie conoce mejor lo que pasa dentro de una empresa que las personas que pasan 40 horas a la semana allí. Las encuestas permiten aflorar ideas y opiniones valiosas que mejoran el día a día de los empleados, abarcando desde asuntos tan triviales como comprar una máquina de café nueva hasta otros mucho más profundos, como problemas de comunicación.



Cómo hacer una encuesta de satisfacción de empleados


Ten en cuenta una serie de condicionantes para que la encuesta se convierta en una herramienta verdaderamente productiva:

  • Garantiza el anonimato: los empleados contestarán con mayor sinceridad si saben que sus respuestas son confidenciales.

  • Presenta tus intenciones: si explicas a los empleados los motivos por los que pides su opinión y cómo se va a utilizar la información que aporten, será más fácil que colaboren.

  • Comunica los resultados: en un mundo donde estamos acostumbrados al acceso libre a la información, no cometas el error de guardarte los resultados. Haz saber los resultados y las medidas tomadas a raíz de cada encuesta, de manera que los empleados sepan que sus opiniones se tienen en cuenta.

  • Compara: observa los resultados obtenidos en anteriores encuestas y mide la evolución del clima laboral. El compromiso de los trabajadores aumentará si son conscientes de que la empresa se está esforzando por mejorar su bienestar.


Qué preguntar en una encuesta de satisfacción de empleados


Lo habitual es que las cuestiones a abordar en una encuesta de satisfacción se agrupen en bloques temáticos. Se puede plantear una gran variedad de cuestiones, pero a grandes rasgos, estos son la áreas clave que es necesario sondear:

  • Liderazgo: ¿Cómo es la relación con los superiores jerárquicos? ¿Valoran tu trabajo? ¿Hay buena comunicación? ¿Proporcionan y reciben feedback?

  • Productividad: ¿Estás satisfecho con los resultados de tu trabajo? ¿Cómo crees que podrías aportar más? ¿Tienes a tu disposición todos los recursos que necesitas?

  • Cultura: ¿Disfrutas de la cultura corporativa? La satisfacción de los trabajadores dependen en gran medida de intangibles como las relaciones con los compañeros, el entorno de trabajo y la comunicación.

  • Formación: ¿Crees que la empresa se preocupa por mejorar tu nivel de empleabilidad? ¿Existen oportunidades de desarrollo profesional?

  • Equilibrio personal: ¿Crees que el trabajo está repartido de forma equitativa? ¿Estás satisfecho con los modelos de conciliación trabajo / familia?

  • Diversidad e Inclusión: ¿La empresa aplica políticas DEI? ¿Se tienen en cuenta todos los puntos de vista?


Conociendo estas bases ya estás más que preparado para realizar una encuesta de satisfacción de empleados de manera correcta y útil para tu empresa o negocio

17 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo