No, la persona que hace de todo en la pyme no sirve para contratar

Actualizado: 16 jul


Sabemos que la pequeña empresa es un pilar fundamental sobre el que se sostiene la economía española. Estos son algunos números que lo demuestran:

  • Las pymes constituyen la mayor parte del tejido empresarial en España. Según datos del INE, en 2021 existían alrededor de 3,36 millones de pymes, lo que representa más del 97% de todas las empresas españolas.

  • De entre las pymes, las más abundantes son las llamadas microempresas, que cuentan con entre 1 y 9 asalariados. Concretamente, son alrededor de 1,12 millones. Las empresas de pequeño tamaño (de 10 a 49 trabajadores) son más de 156.000, y las empresas medianas (de 50 a 249) superan las 25.000.

  • Es en las pymes donde se concentra el mayor número de trabajadores en España. Alrededor de 10,5 millones de personas trabajan en una pyme, frente a los 5,6 millones que lo hacen en grandes empresas.

  • Por tamaño de la empresa, las microempresas emplean al 21% de los trabajadores españoles, frente al 19% de las pequeñas empresas, el 15% de las medianas y el 35% de las grandes empresas-

Quedémonos con el dato de las microempresas: más de 1,12 millones de empresas con menos de 10 empleados.


En muchas de ellas se produce una inevitable concentración de tareas sobre alguno de los trabajadores. Lógico, si tenemos en cuenta que el personal es escaso y las tareas siempre abundantes.


Sucede entonces que sobre una misma persona recaen todas las actividades relacionadas con Administración y Finanzas: contabilidad, nóminas, impuestos, compras, suministros, etc. Seguro que más de uno se identificará con esta situación.

Por si fuera poco lo que tiene encima, cuando toca contratar un nuevo empleado, lo habitual es que se recurra a esa persona “todoterreno”. Al fin y al cabo, “si hace nóminas, es que controla de Recursos Humanos, ¿no?”. Pues no, va a ser que no.


Saber hacer un papeleo no cualifica para gestionar talento


Una cosa es encargarse de los trámites administrativos – incluso si se incluyen los relacionados con Recursos Humanos-, y otra,muy diferente, es contar con la capacitación necesaria para hacerse cargo del proceso de adquisición de talento.


Para llevar a cabo esa tarea son necesarias al menos cuatro facultades o capacidades, que muchas veces la persona administrativa no posee, bien por falta de cualificación, o bien porque sencillamente su día a día no da para más.

  1. Amplio conocimiento del rol que va a desempeñar el nuevo empleado, indispensable para evaluar correctamente las capacidades soft y hard de los candidatos.

  2. Ciertos fundamentos psicológicos, que servirán, por ejemplo, para evaluar si los candidatos se adaptarán a la cultura y hábitos de la empresa.

  3. Dominio de la tecnología, que permita manejar con solvencia todas las herramientas incluidas en el proceso: empezando por la redacción de la oferta, seguido de la publicación en webs especializadas, recopilación y gestión de candidaturas, elaboración de informes de evaluación, etc.

  4. Y por supuesto, disponibilidad de tiempo, a veces el recurso más escaso y valorado.

Delegar una responsabilidad tan importante como la adquisición de talento en la persona que gestiona los trámites administrativos supone, como mínimo, un riesgo elevado. Lo más probable es que el proceso se prolongue más de lo deseado y no tenga un final feliz: se contrata a una persona que no es idónea para el puesto, lo que deviene en sobrecostes y repercusiones negativas en la productividad. Y además, la empresa se acostumbre a tasas de rotación altas, un hábito muy perjudicial.


Por eso, la mejor decisión en términos de efectividad, independientemente del tamaño de la empresa, es delegar la selección de personal en consultores especializados. Desde The Wise Seeker aportamos los cuatro factores clave para la contratación:

  1. Conocimiento: acceso a una biblioteca de tests para evaluar los conocimientos y capacidades de los candidatos en diferentes sectores de actividad.

  2. Psicología: elaboración de tests de personalidad y perfil psicológico.

  3. Tecnología: intuitiva, escalable y fácil de usar.

  4. Tiempo: dedicación exclusiva de nuestros consultores, sea cual sea el sector de actividad.

Solicita ahora una demo de The Wise Seeker y conoce de primera mano nuestros servicios diferenciales.


35 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo