The Wise Seeker

sindrome-del-impostor

El Síndrome del Impostor: todo lo que necesitas saber

¿Alguna vez te has sentido insuficiente en el trabajo a pesar de tus resultados? Seguramente estés sufriendo el Síndrome del Impostor. Tranquilo, es más común de lo que piensas. El 70% de la población mundial ha llegado a sufrirlo al menos una vez en su vida, y los casos van en aumento. ¿Pero, por qué sucede esto? Te lo contamos a continuación.

En los últimos años, las condiciones de trabajo han sido gravemente afectadas por las sucesivas crisis en las que el mundo se ha visto inmerso: recesiones, guerras, pandemias, etc. Ello, sumado a la falta de trabajo, ha provocado un malestar entre los trabajadores que ha desembocado en un inevitable conformismo laboral. Como toda desgracia, acarrea daños en la salud mental de los ciudadanos difícilmente reparables, entre los que se encuentra el famoso Síndrome del Impostor.

Qué es el Síndrome del Impostor

Se trata de un fenómeno psicológico tan común como perjudicial que sufren muchas personas en el ámbito laboral. Los que lo padecen, a pesar de haber logrado éxitos o tener habilidades y conocimientos demostrables, sienten que no merecen el reconocimiento o el éxito obtenido y temen ser descubierto como un fraude o un impostor.

Cabe destacar que el 66% de los afectados por el Síndrome del Impostor son mujeres. Una posible causa de ello es que el género femenino acostumbra a experimentar una mayor presión y exigencia en el día a día, suele ser en mayor medida víctima de discriminación y desigualdad en el trabajo, y sufre todavía en muchas empresas la falta de representación en puestos de liderazgo. Todo ello afecta a su autoestima y confianza en sus habilidades.

Los efectos del síndrome del impostor pueden ser muy perjudiciales para la salud mental de las persona que lo experimentan, ya que viene acompañado de ansiedad, estrés, depresión y otros problemas emocionales. También puede afectar a su autoestima y capacidad para disfrutar del éxito y el reconocimiento.

sindrome impostor

Curiosidades

  • El término fue acuñado en 1978 por las psicólogas Pauline Clance y Suzanne Imes, aunque fue descrito por primera vez en 1971 por Clance en su tesis doctoral.

  • No está oficialmente reconocido como un trastorno psicológico, sino más bien como un fenómeno psicológico.

  • Aunque se asocia a menudo con el ámbito laboral, también puede afectar a otras áreas de la vida, como las relaciones personales, la vida social y el ámbito académico.

  • Algunas personas lo utilizan como una fuente de motivación para mejorar y seguir aprendiendo. Otros lo ven como un obstáculo para su desarrollo personal y profesional.

  • El síndrome del impostor puede ser especialmente común entre los estudiantes universitarios de alto rendimiento, que sienten como si no mereciesen su lugar en la universidad y temen ser descubiertos como «fraudes».

  • Aunque el síndrome del impostor puede ser debilitante, también puede ser una señal de que alguien se preocupa por hacer bien su trabajo y quiere mejorar continuamente.

3 soluciones para superarlo

En primer lugar y antes de poner una solución, debes de ser consciente de que lo estás padeciendo. En muchas ocasiones, el desconocimiento de esta afección puede llevar a creer que se trata de una incapacidad real, por lo que su detección es fundamental.

Después, has de poner en valor tu talento y fijarte en todos los triunfos que has logrado a lo largo de tu trayectoria laboral. Medita si eres consciente del verdadero potencial que tienes y si la empresa en la que trabajas lo valora.

Por último, tanto si conoces tu talento como si deseas hallarlo, nuestra plataforma puede serte de gran ayuda a la hora de acabar con el dichoso Síndrome. Gracias a los test que encontrarás publicados, podrás evaluarte de diferentes áreas y materias, y, según los resultados que obtengas, descubrir tu auténtico potencial. Además, te mostrará los empleos que mejor complementen tu talento y en los que más puedas aportar laboralmente.

¿Estás preparado para el cambio? Pues enfrenta de una vez por todas al Síndrome del Impostor y empieza a valorarte a ti mismo y a reconocer tus logros. No dejes que te impida disfrutar de tus éxitos y reconocimientos. Si es necesario, busca ayuda profesional para superarlo y no te rindas en tu búsqueda de una mayor confianza en tus habilidades y talentos. Recuerda que eres capaz y mereces el éxito en tu carrera y en tu vida en general.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio