The Wise Seeker

La Digitalización del Mercado Laboral, un regalo de la pandemia

En estos últimos años, el mundo ha dado un vuelco hacia lo digital: citas online, arte NFT, conciertos virtuales, compras por Internet, etc. El mercado laboral ha sido uno de los que más cambios ha sufrido, tales como el surgimiento de trabajos en remoto, modelos híbridos, entrevistas online y búsqueda de empleo en plataformas digitales, entre otros. Muchos son los que afirman que a consecuencia de ello la sociedad está perdiendo parte de su propia esencia, es decir, su arraigada cultura material, pero ¿no es ello beneficioso? Lo es, y te lo contamos a continuación.

Las dos primeras Revoluciones Industriales trajeron a la sociedad, a base de sudor y lágrimas, mejoras en cuanto a la productividad y a las comunicaciones: el ferrocarril, el barco de vapor y el telégrafo. Pero no fue hasta la Tercera cuando conseguimos librarnos por completo de las trabas geográficas. Gracias a la informática y automatización, traspasamos fronteras y llevamos la información hasta lugares recónditos del planeta. Todos estos sistemas, perfeccionados ahora durante la Cuarta, han ayudado a la digitalización.

Debido al envejecimiento de la población, eran muchos los que se resistían a estas nuevas tecnologías. Pero entonces llegó la Pandemia, y todos tuvimos que amoldarnos, de una manera u otra, al uso de los ordenadores, teléfonos y tabletas. Fue en ese contexto cuando nació el tan querido y tan odiado TELETRABAJO.

Ventajas de la digitalización del mercado laboral

Teníamos que satisfacer nuestras necesidades básicas y para ello necesitábamos recibir dinero. Los líderes de las grandes empresas y las pymes pasaron de un día a otro a reunirse con sus trabajadores a través de pantallas y a interactuar con sus inversores mediante apps. En un primer momento, se perdió el liderazgo. Jefes y empleados estaban en el mismo bando y se ayudaban los unos a los otros en la “doma” de estas nuevas tecnologías. El desconocimiento del medio y la dureza de la situación unió a los equipos y rompió en cierto modo las arcaicas barreras organizacionales.

Además, fue el escenario perfecto para impulsar de manera forzada lo que Jason Fried vaticinó en 2010 en su obra “Rework”: el destronamiento de la oficina y la coronación de las habitaciones, salones y terrazas como nuevos centros de trabajo (más adelante surgirían los famosos Coworkings).

¡Llovían soluciones a problemas muy arraigados en nuestra sociedad!, pero nadie parecía darse cuenta. El teletrabajo, y la consecuente figura del Nómada Digital, eran el remedio perfecto para la despoblación de la España Interior, así como para el arcaísmo del mercado laboral. Se trató, por tanto, del caldo de cultivo ideal para el surgimiento de softwares de aceleración de los Recursos Humanos (como el nuestro) con la excusa de mecanizar el largo y subjetivo proceso de la búsqueda de empleo. Todo ello impulsó la llegada, y aceptación, de la digitalización del mercado laboral.

Todo ello, sumado a la rápida evolución de la tecnología, impulsó la llegada y aceptación de la digitalización del mercado laboral.

Ventajas de la digitalización del mercado laboral

Una de sus principales ventajas es la flexibilidad que ofrece. Cada vez son más las empresas que permiten a sus empleados trabajar desde cualquier lugar del mundo gracias a la tecnología. Esto no solo beneficia a los trabajadores, que pueden conciliar mejor su vida laboral y personal, sino también a las empresas, que pueden contratar talentos de cualquier parte del mundo.

Otra ventaja importante es la eficiencia en la gestión de los recursos humanos. La digitalización permite automatizar procesos y optimizar el uso del tiempo y los recursos. Por ejemplo, los sistemas de gestión de recursos humanos digitales permiten a las empresas realizar tareas como la selección de candidatos, la gestión de nóminas o el control de asistencia de manera más rápida y eficiente.

Inconvenientes de la digitalización del mercado laboral

Sin embargo, la digitalización del mercado laboral también plantea algunos desafíos. Uno de los principales es la necesidad de adquirir nuevas habilidades digitales. Los trabajadores deben estar preparados para adaptarse a los cambios tecnológicos y adquirir conocimientos sobre nuevas herramientas y plataformas digitales.

Otro desafío es la posible pérdida de empleos debido a la automatización de ciertas tareas. Es importante que los trabajadores estén preparados para esta posibilidad y adquieran habilidades que les permitan adaptarse a los nuevos empleos que surjan en el mercado laboral digital.

 

A pesar de todo, es innegable que ha supuesto una mejora en las condiciones de vida de los trabajadores, así como en la organización interna de las empresas. Por ello, la digitalización del mercado laboral es una realidad que no podemos ignorar y a la que debemos adaptarnos para seguir avanzando y prosperando en un mundo cada vez más tecnológico y globalizado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio